Historia de Roma

Orígenes de la ciudad

Los restos más antiguos son de hace 65.000 años, en Valchetta. En la Edad de Hierro migraciones de origen indoeuropeo ocuparon el valle del Tíber, los latino-faliscos se situaron en el Monte Palatino, limitando con los etruscos, los volscos y los sabinos. La leyenda de Rómulo podría definir al unificador de estos núcleos.

Desde Rómulo, siete fueron los reyes que gobernaron Roma durante los siguientes 250 años. Pompilio, Hostilio, Marcio, Prisco, Tulio y Tarquino el Soberbio. Pero fue tan odioso el recuerdo que dejo este último, que el pueblo ya no confiaba en ellos y la monarquía desapareció. Patricios y jefes de las principales familias formaron un senado elegido por el pueblo, instaurándose así la República en el año 509 a.C.

Guerras Púnicas

Fue la sucesión de tres guerras que enfrentaron al poderoso pueblo Cartago y al creciente imperio romano entre los años 264 a. C. y 147 a. C. Después de crueles enfrentamientos Roma terminó convirtiéndose en dueña y señora del Mediterráneo occidental.

Julio César

Consiguió concentrar bajo su control todos los poderes políticos de forma indefinida. Pero Roma, orgullosa de su tradición republicana, no aceptaba semejante cambio y Julio César fue asesinado por sus propios senadores en el año 44 a.C.

El primer emperador

Julio César dejó como único heredero al joven Cayo Octavio, más tarde conocido como Augusto, dejando a un lado al que todos creían su sucesor, Marco Antonio. Con apenas 18 años, Octavio gobernó Roma junto a Marco Antonio hasta que en el año 31 a.C. consiguió deshacerse de él y de su aliada y amante Cleopatra. Con él comenzó la época más brillante de la cultura romana, creando una base administrativa sólida para poder gobernar en todo el extenso imperio. Supuestamente en el año 27 el Senado le concede el título de Augusto, un calificativo de carácter religioso, que elevaba a su portador por encima del resto de los hombres.

La Edad de Oro del Imperio

En el año 98 d.C., tras varías sucesiones llenas de guerras civiles y asesinatos de emperadores como Calígula, llegó al trono el general Trajano, y con él, el comienzo de la era más gloriosa del Imperio, el siglo en el que Roma alcanzó su máximo esplendor, expansión y desarrollo. Durante sus 19 años de reinado se construyeron acueductos, nuevas calzadas y grandes edificios públicos.

Llegada de los bárbaros

Bajo el mandato del filósofo Marco Aurelio, Roma ya no peleaba para expandir sus dominios sino para defender de los bárbaros los que ya poseía, la Edad de Oro llegaba a su fin. Fue con su hijo Cómodo, incapaz de enfrentarse con valor al enemigo, cuando empezó el declive del imperio.

Teodosio divide el Imperio

En el año 378 subió al trono el hispano Teodosio el Grande, quien se vio obligado a servirse de soldados bávaros para poder defender las fronteras y firmó un tratado con los godos, a los que ofreció la posibilidad de asentarse en territorio romano, a cambio de que sirvieran en las legiones. A su muerte, en el año 395 d.C. decidió dividir el imperio entre sus dos hijos. El imperio de Occidente quedó a cargo de Honorio, y el de Oriente en las manos de Arcadio.

Fin del imperio romano

El año 402, los godos invadieron y saquearon Italia, obligando a los emperadores a trasladarse a Rávena. En el 410 las tropas de Alarico asaltaron Roma. Los bárbaros saquearon la ciudad, profanaron sus iglesias, asaltaron sus edificios y robaron sus tesoros. Finalmente, en el año 475 llegó al trono Rómulo Augústulo, simplemente mencionado por ser el último de los emperadores. Un año después de su acceso al trono fue depuesto por el general bárbaro Odoacro, que declaró vacante el trono. Así cayó el Imperio de Occidente, mientras que el de Oriente aguantaría hasta que los turcos derrotaron al último emperador bizantino en el año 1453.

  • COLOSSEUM
    Coliseo romano

    Originalmente llamado Amphitheatrum Flavium en honor a la dinastía de emperadores que lo construyó en el siglo I, pasó a llamarse Colosseum por una estatua que estaba situada...

  • ORÍGENES DE LA CIUDAD

    Los restos más antiguos son de hace 65.000 años, en Valchetta. En la Edad de Hierro migraciones de origen indoeuropeo ocuparon el valle del Tíber, los latino-faliscos se situaron en el Monte Palatino,

doatrip en las redes sociales


Esta web utiliza cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para ofrecerte mejores servicios.
Se considera que si continuas navegando aceptas su uso, aunque puedes cambiar la configuración de tu ordenador para desactivarlas. OK | Más información