Curiosidades de Tarragona

  • Las actas martiriales más antiguas de la Península Ibérica

    Las actas de martirio del obispo Fructuoso y sus diáconos Augurio y Eulogio narran como eran perseguidos por los emperadores Valeriano y Galieno. Por ello, el domingo 16 de enero del año 259, fueron encarcelados por orden del gobernador Emiliano. En la misma cárcel atendieron a la comunidad cristiana, llegando incluso a bautizar a un catecúmeno llamado Rogaciano. El 21 de enero, en presencia del gobernador, fueron juzgados y condenados a morir quemados vivos en el anfiteatro.
    La comunidad cristiana recogió sus restos y los enterró en el cementerio del río Francolí. A partir del siglo V, este lugar se convirtió en el centro eclesiástico de Tarraco con la construcción de una gran basílica funeraria. Posteriormente se construyó una segunda basílica y otros edificios eclesiásticos muy próximos al primero. Esta necrópolis paleocristiana es uno de los conjuntos funerarios mejor documentados de Europa occidental. La Passio Fructuosi son las actas martiriales más antiguas de la Península Ibérica. Desde la época Tarraco tardía, el culto a san Fructuoso de Tarragona se extendió por todo el mundo romano, y a partir del Medievo, por todo el mundo. Donde se practica con mayor fuerza es en Cataluña, Aragón, Occitania y el norte de Italia, además, también existen comunidades en Latinoamérica.


    Leer más
  • Curiosidades del anfiteatro romano

    Anfiteatro romano Se construyó cerca del mar para facilitar el acceso, tanto del público como para el desembarco de los animales usados en los espectáculos. Situado en una pronunciada pendiente, se aprovechó el desnivel para realizar parte de las gradas a partir de la roca. En los lados donde no había ese desnivel, se utilizó hormigón y grandes sillares de piedra. En los sótanos situados debajo de la arena donde se enfrentaban los luchadores, había unos montacargas con contrapesos, que con sistemas de poleas accionadas por tornos, servían para levantar las jaulas que contenían las fieras y a los propios gladiadores. En los mismos sótanos, también existían unas zonas de descanso y de culto.
    Para proteger a los espectadores del sol se solía desplegar una enorme carpa (velum).


    Leer más
  • La diosa protectora de los gladiadores

    En la parte norte de la fosa trasversal se halló una pintura al fresco dedicada a la diosa Némesis. Formaba parte de la decoración de una capilla en la que los gladiadores la invocaban antes de saltar a la arena. La pintura hoy está conservada en el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona.

  • El templo de Augusto

    Recuerda el Historiador Tácito que, tras la muerte del emperador Augusto en el año 14 d.C., el pueblo tarraconense se dirigió a su sucesor, Tiberio, con el objetivo de pedirle permiso para levantar un templo en su honor, que fuese ejemplo para todas las provincias.
    Acuñaron monedas de bronce con la estatua de culto en los anversos y la imagen del templo en los reversos.
    Durante el mandato de los emperadores flavios (69-96 d.C.), el templo se integró a un nuevo recinto de culto que estaba unido a una enorme segunda plaza y a un circo anexo. Este gran complejo es conocido como el Foro Provincial de Tarraco.
    La nueva catedral, construida entre los siglos XII y XIII, se alzó sobre los restos del gran templo de Augusto, del que se aprovecharon algunos de sus muros de sillería de grandes ventanales, situados en torno al claustro de la nueva basílica.
    También se han hallado enormes bloques de mármol blanco de Carrara, que pertenecieron al templo y a una aula añadida por los flavios, que con las mismas dimensiones cerraba axialmente el conjunto.
    Al igual que el Foro de Augusto en Roma, los pórticos perimetrales estaban decorados con un ático con escudos que contenían imágenes de Júpiter Amón.


    Leer más
  • Termas marinas romanas

    Excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en la antigua zona portuaria, el área que actualmente pertenece a la calle Sant Miquel, han dejado al descubierto los restos de unas monumentales termas romanas, destinadas a los ciudadanos de Tarraco. Además, su cercana posición al mar, debía permitir que forasteros llegados a la ciudad por vía marítima, también pudieran usarlas. Es lo que viene a ser las termas marinas que se hallaban en las distintas ciudades portuarias romanas. Ante tal humillación, el rey Borbón ordenó levantar en dicho lugar una fortaleza para mantener a raya a los barceloneses. Para ello no dudó en arrasar con el barrio más productivo de la ciudad, desalojando y dejando sin nada a sus habitantes. Los mismos que tuvieron que ayudar en la construcción de la ciudadela y sufragar los gastos con sus impuestos.
    El edificio estaba formado por espacios grandes y pequeños, con patios fortificados que bien podían servir de gimnasio o palestra. El interior estaba pavimentado con mosaicos y decorado con columnas de mármoles polícromos importados. La cubierta estaba formada por complejas bóvedas, diseñadas para concentrar el calor de las estancias destinadas a los baños de vapor.
    Este gran edificio muestra la gran importancia de la ciudad de Tarraco, que a principios del siglo IV d.C., continuaba siendo una de las principales urbes de la península Ibérica.


    Leer más
  • Santuario dedicado a la diosa Tutela Tarraconensis

    En el solar 24 de la calle Caputxins se hallaron restos de un santuario de la época de Augusto. Entre los restos había una inscripción que permitió descubrir a quien se hacía culto en dicho templo: La diosa Tudela Tarraconensis, divinidad tutelar de la propia ciudad.

  • Rómulo y Remo

    Rómulo y Remo

    Una tradición dice que estos personajes legendarios, hijos de Rea Silvia y el dios Marte, fueron los fundadores de Roma en el año 753 a. C.
    Esta conocida representación de los gemelos amamantados por la loba Luperca, está replicada en distintos puntos de la ciudad de Roma y como es lógico, la ciudad que en su día fue la capital de la Hispania Citerior no podía ser menos.
    La estatua de los dos hermanos fue un regalo del Gobierno italiano en 1970 y ha sido robada en varias ocasiones cuando estaba situada en el paseo arqueológico de Tarragona.

  • Estatua de San Pablo

    Estatua de San Pablo

    Conocido como el apóstol de los gentiles, nació entre el año 5 y 10 d.C. en Tarso de Cilicia, lo que actualmente es Turquía centro-meridional y murió decapitado en Roma entre los años 58 y 67. Fue una de las figuras más importantes en la expansión del cristianismo por el mundo greco-romano. Famosas son sus epístolas, considerados los escritos más antiguos del Nuevo Testamento.
    La estatua fue una idea de uno de los mayores representantes del catolicismo español, el cardenal de Arriba y Castro.
    Obra del escultor Víctor de los Ríos, está situada en Pla de Palau y fue inaugurada el 14 de julio de 1963 con motivo del decimonoveno centenario de la supuesta llegada del apóstol a la ciudad de Tarragona. En el acto de inauguración estuvo presente el general Agustín Muñoz Grandes, el por entonces vicepresidente del gobierno español.

  • Tarragona desolada por las guerras

    Entre el 28 de junio de 1811 y el 19 de agosto de 1813, tuvo lugar la Guerra de la Independencia, también conocida como Guerra del Francés, fue un sitio sobre la población tarraconense por parte del ejército francés.

  • El templo de Augusto

    Durante el mandato de los emperadores flavios (69-96 d.C.), el templo se integró a un nuevo recinto de culto que estaba unido a una enorme segunda plaza y a un circo anexo. Este gran complejo es conocido como el Foro Provincial de Tarraco....

doatrip en las redes sociales


Esta web utiliza cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para ofrecerte mejores servicios.
Se considera que si continuas navegando aceptas su uso, aunque puedes cambiar la configuración de tu ordenador para desactivarlas. OK | Más información