• Curiosidades de Granada

    Curiosidades de Granada
  • La huella musulmana

    Una ciudad que durante tantos siglos estuvo bajo el poder de los árabes, evidentemente guarda en su memoria historias relacionadas con dichos conquistadores, si bien no son las únicas. A continuación podrás conocer algunas de las curiosidades de la ciudad de Granada, anécdotas o incluso simples leyendas, pero que siempre son recordadas con orgullo por sus gentes como una seña de identidad.

  • Alhambra de Granada

    El nombre de Alhambra

    El por qué de este vocablo de origen musulmán y nombre completo qa'lat al-Hamra', cuyo significado es Fortaleza Roja es un poco confuso, ya que en un principio era de un color blanco resplandeciente.
    La razón más acertada por los historiadores es su apresurada construcción, motivo por el cual obligaba a trabajar incluso por las noches. Para ello se utilizaban unas fogatas cuya iluminación daba un aspecto rojizo si se observaba desde la distancia. También se decía que las hachas de los obreros que brillaban a la luz del sol ofrecían destellos de dicho color.

  • Patio de los leones

    Patio de los leones

    Este espacio abierto era el corazón de la casa privada del sultán, lugar donde se producían reuniones diplomáticas y donde había estancias destinadas a las mujeres. Se sabe que el 30 de diciembre de 1362 solo había la Sala de Dos Hermanas y que fue a partir de entonces cuando se construyeron las edificaciones que lo engloban. En el centro del patio está ubicada la fuente de los leones, formada por una taza rodeada de 12 leones de mármol blanco que arrojan agua por la boca. A la misma, le falta una segunda taza que estaba colocada justo encima, pero que en 1954 fue desmontada y trasladada a los jardines del Adarve de la Alcazaba.

  • Puerta de la justicia de la Alhambra

    Puerta de la Justicia

    Era tal la magnificencia de esta puerta de entrada, que se aseguraba que ningún caballero montado a caballo podría tocar la mano esculpida en lo alto del arco exterior con la punta de su lanza. Quien consiguiera tal hazaña conquistaría el trono de la Alhambra.

    El día que la llave del arco interior de la Puerta de la Justicia y la mano de su arco exterior se unan, la Alhambra habrá caído y por tanto será que ha llegado el fin del mundo. Y es que se decía que era tal la magnitud de la ciudadela y tan recia su construcción, que aun recibiendo el ataque de mil ejércitos, jamás caería.

  • Puerta de los siete suelos

    Puerta de los siete suelos

    Esta puerta daba acceso a la zona alta de la Medina de la Alhambra, área de carácter artesano. Edificada en el siglo XIV sobre otra anterior, fue parcialmente destruida —al igual que todo este sector de la muralla— por las tropas napoleónicas en 1812.
    Gracias a la recopilación de grabados y fotografías antiguas, pudo ser reconstruida en los años sesenta. El baluarte circular situado ante ella es protagonista de uno de los cuentos de la Alhambra, de Washington Irving.

  • La leyenda del sultán y los Abencerrajes

    Se cuenta que el color rojizo que hoy día se puede contemplar en la fuente de la sala de los Abencerrajes se debe a las manchas de sangre de los caballeros mandados asesinar por el sultán. Las luchas por el poder entre clanes o familias eran muy frecuentes y las matanzas masivas estaban a la orden del día. El clan de los Abencerrajes cuyo nombre procedía de una familia noble, tenía como rival político a los Zenetes. Se dice que estos últimos decidieron acabar con sus oponentes mediante una conspiración, inventándose una relación amorosa entre la sultana y uno de los Abencerrajes para así despertar los celos y la furia del sultán. El rey, ciego y consternado hizo decapitar a los 37 guerreros en la fuente de la sala que hoy lleva este nombre.

  • La palabra malafollá

    Seguramente cualquiera que haya pasado unos días en Granada habrá sufrido en algún momento lo que ellos mismos definen como malafollá de los granadinos o granadinas. Se puede decir que es una suerte de mala hostia gratuita que —de tanto en tanto— los granadinos sueltan de repente y sin ningún reparo a todo aquel que les rodea. Una forma de ser de la que se sienten orgullos e incluso alardean, pero que normalmente demuestran sin denotar mal carácter ni mala educación. EL origen de la palabra viene de los herreros y calderos del Albaicín, cuando el aprendiz no le daba el ritmo adecuado al fuelle y el hogar perdía la temperatura necesaria, se decía del principiante que no follaba bien, que tenía mala follada o follá en andaluz.

  • Los greñúos

    Así es como se les conoce popularmente a los habitantes del Realejo, un famoso barrio de Granada. Dicho sobrenombre es motivado porque también es el mismo que recibe la Virgen de la Misericordia. Ello parece ser debido a que su imagen (situada en la Iglesia de San Cecilio), mostró sus cabellos despeinados en alguna ocasión, otorgándole así el apelativo de la greñúa, por supuesto siempre de forma cariñosa.
    José Miguel Álvarez explica en su libro EL Realejo, lo que probablemente sugirió dicho mote. El día 22 de diciembre de 1969 se desató un incendio en la iglesia causado por un cortocircuito en el belén navideño, que arrasó con casi todo el templo. Entre las pocas imágenes que se salvaron estaba la de la Virgen, que sufrió daños en sus cabellos naturales, dando lugar a que se salieran de su tocado totalmente desmelenados a modo de greñas.
    Existen otras versiones con las que se pretende explicar por que se le llama así a la Virgen o las habitantes del Realejo. Por ejemplo se dice que durante una procesión de Semana Santa, los costaleros movieron a la imagen con tanto entusiasmo que se les cayó la corona, mostrando así sus cabellos despeinados por culpa del fuerte viento. Hay quien defiende que a sus habitantes se les llama greñudos por las cabelleras que lucían los moradores judíos durante la época Medieval. Otra leyenda menos popular cuenta que, antiguamente existieron oficios en los que se trataban las pieles colgadas en las vigas de los techos, dando la sensación de que se traba de greñas.

  • La fuente agria de Pórtugos

    Este manantial de aguas ferruginosas de sabor amargo y a hierro, deja un color anaranjado allá por donde pasa. De ella se dice que tiene propiedades curativas, lo curioso es que cada uno de los cinco caños de agua tiene una cualidad curativa diferente. Los caños acaban juntándose y forman el chorreón, una bonita catarata.

Actividades destacadas en Granada

  • Patio de los leones de la Alhambra

    El nombre de la Alhambra

    Es un poco confuso, ya que en un principio...

  • LOS ILBYR

    Como así se conocía a este antiguo poblado del siglo VI a.C, asentado en lo que es hoy el actual barrio de Albaicín, comercializaban con griegos y fenicios que tenían sus factorías en la costa mediterránea. Pero el afán de poder por parte de los...

doatrip en las redes sociales


Esta web utiliza cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para ofrecerte mejores servicios.
Se considera que si continuas navegando aceptas su uso, aunque puedes cambiar la configuración de tu ordenador para desactivarlas. OK | Más información