Curiosidades de Viena

Curiosidades de Viena
  • Los vieneses: Culto a la muerte y otras peculiaridades

    Se dice de los vieneses que son gruñones, amantes de los animales, con un peculiar sentido del humor y que sienten un amor profundo por la muerte. Prueba de ello son los ostentosos panteones y sepulturas por las que sienten verdadera veneración.

    En 1874 se inauguró el cementerio central de Viena, el Zentralfriedhof. Con una superficie de 2,5 Km² es el más extenso de la ciudad y el tercero más grande de Europa. Lo más significativo del lugar es la cantidad de personajes ilustres que han sido enterrados en él, convirtiéndolo por este motivo en un reclamo turístico. Entre ellos está nada menos que uno de los mayores compositores de la historia, Ludwig van Beethoven. La foto superior corresponde a la iglesia Karl-Borromäus-Kirche, situada en el centro del cementerio.

    Otro dato curioso sobre este tema, es que en el museo Bestattungsmuseum podrás encontrar expuestas 600 obras que rinden culto a la muerte, como urnas, féretros y coches fúnebres.

    Como podrás ver a continuación, Viena y sus habitantes ofrecen muchas curiosidades que te gustará saber, algunas de ellas protagonizadas por la excéntrica Emperatriz Sissi.

  • La sabiduría está fuera del Parlamento

    Parlamento de Viena

    Para la magnífica fuente situada enfrente del Parlamento de Viena, en un principio se previó una Austria como figura central. Pero para no ofender a los demás reinos del imperio en su lugar se puso Atenea, diosa de la sabiduría también conocida como Palas. Una solución ...

    digamos diplomática, pero que no tiene relación alguna con las personificaciones de los ríos que hay a sus pies. Aunque lejos de sentar mal, esto es un motivo de burla para los propios vieneses quienes dicen: La sabiduría está fuera, le da la espalda al Parlamento.

    La destronada Austria de Freyung pasó a un lugar más tranquilo rodeada de las alegorías de los principales ríos del Imperio. Para esta escultura hizo de modelo la nieta de Goethe, Alma.

  • ¿Sabías que la primera mujer que dio sola la vuelta al mundo era vienesa?

    Ida Pfeiffer

    La protagonista de esta hazaña fue Ida Pfeiffer (1797-1858), una mujer atípica para su época ya que de niña le gustaba el deporte y prefería vestir como un niño.

    En 1846 comenzó su primer viaje alrededor del mundo, visitando varios países de América del sur, entre ellos Brasil y Chile. También exploró China, India, Persia, Asia Menor y Grecia. Su aventura finalizó en 1850 y fue publicada ese mismo año con el título de Eine Frau fährt um die Welt (una mujer viaja por todo el mundo). Gracias a su gran éxito fue traducida al inglés como A Woman's Journey round the World, (Londres, también en 1850).

    En 1851 comenzó su segundo viaje alrededor del mundo, Inglaterra, el archipiélago malayo, las Islas de la Sonda… Siguió por Australia, después California, Perú, Ecuador…, poniendo fin en 1854. En Viena (1856) publicó Meine zweite Weltreise (mi segundo viaje alrededor del mundo), cuya publicación en inglés se haría en Londres (1857): Second Journey round the World.

  • Servilletas de mesa en el Palacio de Hofburg

    Servilletas de mesa en el Palacio de Hofburg

    Entre la multitud de vajillas y los suntuosos centros de mesa que os encontraréis en el Palacio de Hofburg, podréis observar una curiosa forma de presentar las servilletas. Unas 5.000 personas trabajan actualmente en el inmenso complejo, pero solo dos conocen el arte de su doblado, secreto que se transmite de forma oral de una generación a otra.

  • El primer cuarto de baño privado

    Dotada de una gran Belleza, Isabel de Baviera, más conocida como Sissi, era una mujer excéntrica pero también avanzada a su época. Prueba de ello es que mandó construir un lavabo privado en sus aposentos, muy parecido a lo que hoy en día concebimos como tal, siendo la primera persona que goza de tal comodidad.

  • El gimnasio de Sissi. Anillas bajo techo imperial

    Sin duda, la joven emperatriz Sissi era una mujer obsesionada con su físico, llegando al extremo de no dejarse fotografiar a partir de ver cumplidos los 35 años. Con una dieta estricta intentaba mantener su figura de forma maniática, incluso llegó a montar su propio gimnasio con anillas fijadas en el techo, para poder realizar su severa tabla de ejercicios diarios sin que nadie la viera.

  • La leche para Sissi

    La obsesión de la excéntrica emperatriz por el ejercicio y una vida sana le llevo a montar su propia vaquería en el palacio de Schönbrunn en diciembre de 1889. Para ello decidió importar desde Hungría todo el equipo necesario para garantizar la mejor leche, además de huevos, mantequilla y nata, todo ello de procedencia controlada.

  • Heldenplatz y el discurso de Hitler desde el Neue Burg

    Heldenplatz y el discurso de Hitler desde el Neue Burg

    La plaza de los héroes fue construida bajo el reinado del emperador Francisco José y ha sido escenario de muchos momentos históricos. Como el sucedido el 14 de marzo de 1938, cuando Adolf Hitler pronunció su discurso desde el balcón principal del Neue Burg, poco después de que la ciudad pasara a formar parte del Tercer Reich. Aunque bien es cierto que los vieneses no están orgullos de dicho recuerdo. Este hecho ha propiciado que este lugar haya sido el tema de muchas obras literarias, como Heldenplatz de Thomas Bernhard.

  • Estación con olor a campo

    Cuando empezaron las obras de la estación de metro de Stephansplatz, que habría de situarse bajo el suelo de la Stephansdom (catedral de Wien), se echó sobre el mismo un compuesto de materia orgánica para evitar su derrumbe.

    Esta sustancia cuya reacción libera ácido butírico, se encuentra en el estómago de las vacas. De ahí que si pasas por la estación, el olor que se desprende te recuerde al que liberan en el campo estos conocidos rumiantes.

  • Staatsoper, un diseño marcado por la tragedia

    Staatsoper de Wien

    Ya desde un principio, las formas románticas e históricas de esta conocida ópera, le dieron la fama de parecerse demasiado a una estación. Tales fueron las críticas recibidas, que el arquitecto responsable de la obra, Eduard von del Null, se quitó la vida. Y al poco tiempo su jefe de obra, August von Siccardsburg, enfermó hasta el punto de sufrir un infarto.

  • Belvedere, una residencia más verano

    Aunque el príncipe Eugenio de Saboya era un hombre bajito y su imagen no se correspondía con el típico héroe, fue uno de los militares más brillantes de su época y un gran estratega. Como premio, tras su victoria sobre los turcos mandó construir este impresionante complejo, una prueba irrefutable de que en aquellos tiempos no escatimaban en gastos. Compuesto por dos Palacios (superior e inferior), fue realizado por Johann Lukas von Hildebrandt entre 1714 y 1723. También se dice que el doble palacio fue construido para que el príncipe pudiera organizar sus fiestas, una forma como otra cualquiera de aumentar su popularidad, ya que por lo visto, el gran general no era muy sociable. Por cierto, el príncipe Eugenio nunca llegó a habitar su particular palacio barroco.


    Un dato histórico es que —precisamente en Belvedere— el 15 de mayo de 1955 se firmó el tratado de Estado austríaco, hecho que daba la independencia a Austria tras la Segunda Guerra Mundial y unos diez años de ocupación por parte de los aliados. Para la posteridad quedaron las palabras que el canciller Leopold Figl pronunció desde el balcón: ¡Austria es libre!

  • Mexikoplatz

    Mexikoplatz

    Desde 1985 este pequeño monumento conmemora el acto por el que la ciudad de Viena decidió cambiar el nombre de esta plaza, cuya historia empieza entre los años 1868 y 1975 cuando se reguló el rio Danubio. En 1884 se formó la plaza llamada Erzherzog-Karl-Platz, pero en 1919 cambió su nombre a Volkswehrplatz, echo que duro poco ya que en 1934 el régimen austro-fascista anuló el cambio. Fue finalmente en 1956 cuando la plaza pasó a tener su nombre actual, como agradecimiento a México por su oposición ante la Sociedad de Naciones en marzo de 1938 por la violenta anexión de Austria a la Alemania nacionalsocialista.
    En la plaza de Mexikoplatz se encuentra la Heiligen Franz von Asssi (iglesia de San Francisco de Asís).

  • Una ciudad verde

    Viena, una ciudad verde

    Viendo este coche, alguno podría pensar que no es de extrañar que Viena sea una de las ciudades más verdes de Europa.
    Bromas aparte, Viena es considerada una de las ciudades más limpias del continente. Para estos informes no solo se tienen en cuenta los espacios verdes, sino las emisiones de CO2, la utilización eficiente de la energía, los transportes, calidad del aire, del agua, etc.

  • Anillas bajo techo imperial

    La obsesión de la excéntrica emperatriz por el ejercicio y una vida sana le llevo a montar su propia vaquería en el palacio de Schönbrunn en diciembre de 1889. Para ello decidió importar desde Hungría todo el equipo...

doatrip en las redes sociales


Esta web utiliza cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para ofrecerte mejores servicios.
Se considera que si continuas navegando aceptas su uso, aunque puedes cambiar la configuración de tu ordenador para desactivarlas. OK | Más información