La leyenda de Santa Eulalia | Las 13 ocas de la Catedral de Barcelona

Las trece ocas de la Catedral de Barcelona

La catedral de Barcelona —cuyas obras duraron 150 años— está dedicada a Santa Cruz y a la patrona de la ciudad, Santa Eulalia. Aunque actualmente se celebra más el día de la Mercè (patrona de la diócesis de Barcelona).

El claustro de este templo católico es un bonito lugar lleno de palmeras y en el que —sin duda— destaca un gran estanque con trece ocas blancas que custodian el lugar y son cuidadas por la iglesia. Te preguntarás que hacen estas llamativas aves campando a sus anchas en un lugar de culto. Pues tanto su presencia como el número de ocas tienen una explicación y se atribuye a dos leyendas.

Se dice que cuando se inició la construcción de la catedral, el vigilante que velaba por las obras vivía acompañado de unas ocas. Cierto día entraron unos ladrones en el lugar y las ocas se pusieron a graznar frustrando el robo, ganándose de este modo un sitio permanente en el lugar.

Las 13 ocas de la catedral de Barcelona

Más popular es la leyenda que dice que santa Eulalia era pastora de Ocas antes de morir y convertirse en santa. Por ello, desde que sus restos fueron trasladados a la cripta de la catedral de Barcelona, en su claustro viven las trece ocas. Por cierto que otra leyenda dice que el día en que falte una sola oca se derrumbará la catedral de Barcelona, así que mejor ir contándolas.

Los restos de la santa fueron hallados milagrosamente en la iglesia de Santa María de las Arenas (actual Basílica de Santa María del Mar) en el año 874. Cuatro años después (concretamente el 12 de febrero) fueron trasladados a la Catedral de Barcelona en medio de una procesión encabezada por el Obispo Frodoino. Cuenta la leyenda que —llegando la comitiva a la puerta de la ciudad— el sarcófago comenzó a pesar de tal manera que era imposible moverlo. Fue entonces cuando un ángel apareció señalando con el dedo a uno de los canónigos de la procesión, quien acabó confesando haber robado uno de los dedos de la santa. Tras la colocación del dedo mutilado, se pudo reemprender la marcha sin problemas y cruzaron la muralla.

El número de aves (13) también tiene su leyenda, ya que trece era la edad que tenía Eulalia cuando fue crucificada por negarse a renunciar a su fe cristiana y trece fueron los martirios a los que fue sometida por ello.

Los trece martirios de Santa Eulalia

Se tiene constancia de esta leyenda desde el siglo VII y la misma se remonta a la época romana, cuando los cristianos eran perseguidos por orden del emperador Diocleciano (284-305 d.C.). La historia narra como Eulalia fue educada en el cristianismo y vivía en lo que hoy sería la zona de Sarriá. Cansada de las represiones a las que estaban sometidos, fue a recriminar tales actos al gobernador Daciano, quien viendo la negativa de la niña a renunciar a su fe cristina, la condenó a recibir trece martirios, uno por cada año de edad.

La tradición cuenta que en el primero de sus castigos fue encarcelada desnuda en una prisión oscura, para luego ser azotada. Después fue atada de pies y manos en un potro para desgarrar su carne con garfios. Para continuar con la tortura, la tuvieron de pie en un brasero ardiendo y le quemaron los pechos. Fregaron sus heridas con piedra tosca y arrojaron aceite hirviendo y plomo fundido sobre ellas. También la metieron en una fosa con cal viva. Conocido es el décimo de sus martirios, en la que —desnuda— fue introducida dentro de un tonel lleno de clavos y cristales, para ser lanzada hasta en trece ocasiones cuesta abajo por una calle. La tradición cuenta que la acción se produjo en la actual Baixada de Santa Eulàlia. En el número 2 de esta calle hay una talla y una pequeña capilla en honor a la mártir, donde también hay unos versos escritos por el catalán Jacinto Verdaguer:

Baixada de Santa Eulalia Barcelona

“Veyent acostar les flames També recula Dacià; la tanca dins una tina que té sagetes per claus, tota encerclada de glavis y ganivets de dos talls. Baxada de Santa Eularia, tu la veres rodolar d’un abisme a l’altre abisme per aquells rostos avall, dexant per rastre en les herbes un bell rosari de sanch”.

Que viene a decir: “Viendo acercarse las llamas, también retrocede Daciano; la cierra dentro de un tonel que tiene flechas en lugar de clavos, toda rodeada de espadas y cuchillos de doble filo. Bajada de Santa Eulalia, tú la viste rodar de un lado a otro dejando un rastro de hierbas y un viejo rosario de sangre”.

Para terminar con su calvario, fue encerrada en un corral lleno de pulgas y la desnudaron para pasearla por las calles de la ciudad hasta conducirla al último de sus martirios, crucificarla en una cruz con forma de aspa (este es el emblema de la catedral de Barcelona y la diócesis, así como el símbolo iconográfico de la santa).

Cuenta la leyenda que durante su crucifixión se produjo una gran nevada que tapó la pureza de su cuerpo desnudo. También se dice que los presentes vieron salir una paloma blanca de su boca que voló hacía el cielo, interpretando que era su alma.

Más allá de la leyenda

No solo existen muchas dudas sobre la veracidad de los hechos relatados, sino que se piensa que la vida y martirio de la santa pueda ser una versión de lo acontecido a santa Eulalia de Mérida. No en vano las referencias más antiguas de esta última se remontan al siglo V, mientras que del martirio de la santa de Barcelona no hay constancia hasta el año 660 a través del Obispo Quirico de Barcelona, con su himno Fulget hic honor sepulcri. Además son muchos los parecidos entre ambas historias, por lo que podría ser una duplicación de personalidad. Esta controversia fue analizada en el libro “Santa Eulalia de Barcelona, revisión de un problema histórico“, escrito por Ángel Fábregat Grau —eso sí— sin llegar a nada determinante.

Más curiosidades.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

  • Restos Camp de les Corts del FC. Barcelona Camp de Les Corts

    ¿Qué pasó con los restos de segundo estadio del FC. Barcelona?

  • La calavera del Puente del Obispo Puente del Obispo

    Hasta los cimientos de Barcelona se derrumbarán si osas quitar esta daga.

  • Rutas gastronómicas

    Rutas gastronómicas

    Conoce la ciudad yendo de tapas aquí.

  • Museos y exposiciones

    Museos y exposiciones

    Descucbre la parte más cultural de la ciudad aquí.

  • Guía para descubrir Barcelona en un día

    ¿Tienes poco tiempo? Aquí tienes una guía para descubrir Barcelona en un día.

  • Comprar Barcelona Card

    Sin colas, transporte público ilimitado, guía de la ciudad y muchos descuentos, aquí.

doatrip en las redes sociales


Esta web utiliza cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para ofrecerte mejores servicios.
Se considera que si continuas navegando aceptas su uso, aunque puedes cambiar la configuración de tu ordenador para desactivarlas. OK | Más información